¡Cuidado con el saque de banda!


Como era lógico en esta nueva andadura, Sacando de Banda no podía dejar pasar la oportunidad de empezar hablando de aquello que da nombre a este blog: el saque de banda.

Muchas veces infravalorado por los aficionados, este saque puede llegar a darnos mejores resultados que una falta lateral o un saque de esquina. Por ello, es conveniente no olvidarlo y dedicarle algo de tiempo en el entrenamiento.

Aunque el saque de banda cuenta con unas reglas básicas y bien establecidas. Obviamente estas reglas son diferentes en fútbol y futsal (páginas 57-59).

En el caso del futsal, bien es sabido que el saque se realiza con el pie. A diferencia del saque de esquina, en la banda el jugador cuenta con más espacios donde jugar el balón y con la posibilidad de darle mayor potencia. Los jugadores más avispados suelen aprovechar estos saques combinándolos con una finta. Sin embargo, a veces podemos encontrarnos con jugadores mágicos que, con un preciso toque, hacen maravillas al recibir un balón de saque de banda. Ese es el extraordinario caso de Ricardinho, mejor jugador de futsal del mundo.

Por su parte, el saque de banda en fútbol se realiza con ambas manos, lo que, junto al mayor tamaño del terreno de juego, dificulta excesivamente la posibilidad de dar una asistencia de gol desde el saque de banda.

No obstante, como pasa con todo en la vida, siempre hay alguien que encuentra una forma de sobreponerse ante este contratiempo. Es el caso de las famosas volteretas en los saques de banda:

Ya lo sabes. Si crees que puedes sacarle provecho a un saque de banda, no lo dudes: ¡Ayuda a tu equipo para ganar el partido!

Pero ojo… Hazlo solo si tienes bien dominada la técnica. Si no, puede que hagas el ridículo en alguna cita mundialista: