El día que la selección francesa vistió de verdiblanco


Corría el año 1978 y Francia se enfrentaba a Hungría en un encuentro de la Copa del Mundo disputada en Argentina. A lo largo de dicha competición, ambas selecciones se concentraban en Buenos Aires, pero, sin embargo, el partido tenía lugar en Mar del Plata, a más de 400 km de la capital argentina.

Debido a las televisiones en blanco y negro, la FIFA estimó que el azul de la camiseta francesa y el negro de la húngara podían confundirse en la retransmisión, por lo que comunicó a ambos combinados que debían vestir sus equipaciones alternativas. Lo que no tuvo en cuenta la FIFA es que ambos uniformes alternativos eran de color blanco.

Un modesto club solucionó la papeleta

Ante tal situación, el modesto club argentino Kimberley ofreció sus camisetas a la selección francesa para poder disputar el encuentro. Así, los franceses vistieron sus calzonas y medias habituales (azules y rojas, respectivamente) y las camisetas verdiblancas (muy parecidas a las del Real Betis) del club argentino. Este gesto le valió al modesto club para hacerse famoso en todo el mundo.

Fuente fotográfica: Marca.com

Una vez todo solucionado, el partido comenzó con 45 minutos de retraso debido al incidente. Al final del tiempo reglamentario, los franceses se impusieron 3-1 al combinado húngaro, aunque les sirvió de poco ya que ambas selecciones ya estaban eliminadas antes de disputar el encuentro.

Cabe destacar que esta situación no fue única en la historia del fútbol, ya que, por ejemplo, el Betis pasó por la misma situación y vistió de blanco en 1974.