Las jugadoras de la selección rusa de futsal se adaptaron a las costumbres islámicas


Otros países, otras costumbres y, sobre todo, otras formas de respetarlos. La selección femenina de Rusia se desplazaba a Irán para disputar dos partidos amistosos de fútbol sala. Para sorpresa de los espectadores de dichos encuentros, las jugadoras rusas adoptaron la vestimenta correspondiente al lugar donde se encontraban.

El seleccionador nacional, Aleksandr Kochetkov, declaró que, como muestra de respeto a la religión musulmana y al código de la vestimenta en territorio iraní, las jugadoras rusas portaron voluntariamente el ‘hiyab’ (velo que cubre la cabeza y el pecho), leggings y camisetas de manga larga.

Fuente fotográfica: Alahad News

Con este gesto, los dirigentes rusos buscan establecer una estrecha colaboración con la federación iraní, ya que Irán ha apostado muy fuerte por el futsal en Asia. Además, todos sabemos cómo está la relación geopolítica entre ambos países.

¿Estáis de acuerdo con el gesto de las jugadoras rusas? Vota en nuestra encuesta de Twitter y comenta sobre el tema. Queremos conocer vuestra opinión.