Las mayores goleadas en la historia del fútbol


Todos recordamos alguna goleada del club de nuestros amores, pero seguro que está bien lejos de las que fueron las mayores goleadas en la historia del fútbol. E incluso el mítico 12-1 de España contra Malta se queda muy corto con respecto a otros marcadores.

Australia hunde a Samoa Americana

En abril de 2001, Australia no tuvo piedad de uno de sus vecinos continentales. Así, en uno de los partidos de clasificación de las selecciones de Oceania para el Mundial de fútbol, los australianos le endosaron un aplastante 31-0 a la selección de Samoa Americana, lo que supone una media de un gol cada 2,9 minutos. Archie Thompson, delantero australiano, se puso las botas y batió el récord goleador al anotar 13 dianas en un mismo partido.

Este humillante suceso tuvo como consecuencia que la selección australiana, al ser la única de Oceanía con jugadores profesionales, se trasladara a la federación asiática para evitar partidos y eliminatorias tan desiguales.

Micronesia recibió 114 goles en tres partidos

Ya es raro ver una goleada abultada, pero más raro es encontrar un equipo que sea goleado excesivamente en 3 partidos consecutivos. Es el caso de la selección olímpica de Micronesia durante los Juegos del Pacífico en 2015. Allí, cayeron ante Tahití (0-30), Fiji (0-38) y Vanuatu (0-46).

Sin embargo, estas derrotas no han sido reconocidas por la FIFA, ya que se trataba de una competición de categorías inferiores no oficial.

El equipo femenino del Flamengo también pasó a la historia

No todo iban a ser clubes masculinos. Hace unos meses, en un partido de la liga femenina de Brasil, el Flamengo derrotó al Greminho por un escandaloso 56-0. La máxima anotadora del encuentro fue Flavia, con 14 goles.

El récord tuvo lugar en Madagascar

El 31 de octubre de 2002, AS Adema y SO de l’Emyrne se enfrentaban en la final de la THB Champions League, es decir, la máxima categoría en Madagascar.

Tras una discusión entre el entrenador del SO de l’Emyrne y el árbitro del encuentro (que casualmente ya había señalado un discutido penalti en contra en los últimos minutos del partido anterior), los jugadores recibieron la orden de jugar el resto del partido metiéndose goles en su propia portería como forma de protesta hacia el colegiado. Así, los jugadores del AS Adema vieron cómo sus rivales sumaban un total de 149 goles en propia puerta.

Como consecuencia, el entrenador del SO de l’Emyrne fue sancionado con 3 años sin poder dirigir ningún equipo. Sin embargo, tras una investigación, el ministro de deportes de Madagascar destituyó a todos los miembros de la federación por sospechas de corrupción arbitral.

Hasta el momento, este resultado de 149-0 sigue registrado como récord en el Libro Guinness.

Fuente fotográfica: LaVanguardia