El club que pretende desbancar a los tres grandes de Turquía


Cualquier aficionado al fútbol sabe nombrar al menos tres equipos turcos: Fenerbahce, Galatasaray y Besiktas. Sin embargo, el sistema predominante en la dirección de clubes de Turquía ha llevado a estos gigantes a la bancarrota y un invitado inesperado se ha colado en los puestos altos de la Superliga turca.

El equipo del gobierno turco

Recep Tayyip Erdoğan, presidente de Turquía desde 2014, se ha preocupado, entre otras cosas, por el deporte turco. De hecho, ha mejorado el transporte y las instalaciones del país (especialmente en Estambul) con la intención de acoger un gran evento deportivo en un futuro no muy lejano.

Sin embargo, a pesar de su simpatía por el deporte rey, su relación con los tres grandes del fútbol turco no es la idónea, por lo que ha apoyado la irrupción de un nuevo club que compitiera con ellos: el Estambul Başakşehir FK.

Fuente fotográfica: SON TV

Fundado en 1990, era el equipo del Ayuntamiento de Estambul y disputaba competiciones regionales bajo el nombre de ISKI SK. No obstante, en 2006, la llegada de Göksel Gümüşdağ, actual presidente del club, le abrió las puertas a un nuevo mundo pasando a pertecener al Ministerio de Deporte y Juventud desde 2014, cuando fue refundado con su actual denominación.

Gracias a los contactos en el gobierno y al hecho de ser el cuñado de Erdoğan, Gümüşdağ ha conseguido financiación para el club por parte de las empresas del estado turco, hechos que han sido denunciados por Fenerbahce, Galatasaray y Besiktas abogando al ‘fair play’ financiero.

Con fichajes como los de Robinho, Clichy, Škrtel o Mehmet Topal, el nuevo club ha llegado a colarse en la segunda plaza de la clasificación, lo que ya le ha dado acceso a la Champions League en dos ocasiones.

Fuente fotográfica: Eurosport

Un sistema de gestión artificial

A diferencia de los tres grandes de Turquía, el Başakşehir no sigue un sistema basado en los socios del club. Así, no se ve obligado, entre otras cosas, a celebrar elecciones a la presidencia en cortos plazos de tiempo.

Este hecho supone total libertad para gestionar cualquier crisis sin tener que sucumbir a la presión de la afición (conocedores del nivel de fanatismo de los aficionados turcos), pudiendo plantear proyectos a largo plazo sin ningún problema. Quizás sea por esto por lo que el estadio local apenas acoge a 3.000 aficionados en cada partido.

Estas escasas cifras de asistencia a los partidos del Başakşehir evidencian una enorme diferencia entre los ambiciosos objetivos deportivos y la masa social que mueve el equipo, algo impensable para cualquier club de éxito nacional e internacional.

Por todo esto, los expertos opinan que este proyecto político y artificial no durará mucho y los grandes clubes turcos encontrarán la forma de recuperarse y volver a dominar la Superliga. Pero, ¿qué pasará hasta entonces? ¿Cuánto durará el proyecto del Başakşehir?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s